miércoles, 9 de diciembre de 2009

LAS HOGUERAS DEL VINO






Hogueras del vino música líquida
para matar las horas que nos matan
celebrando las pieles del recuerdo
en un bosque de escarcha Las hogueras
desordenadamente del vino
música cálida
arropándonos en las esquinas
cizalla de sombra
cortando los eslabones de hierro
de la vida Hogueras
del vino
en el mirador de San Nicolás
bajo el impío viento
que nos lega la nieve
la ciudad
extendida como un manto de estrellas
a tus pies
extraña o compañera
plena de soledades esquinadas
como neones turbios
en la niebla
Hogueras del vino
Música
líquida
en ojos dulces que el tiempo
no borra
olor de bodegones
donde fuimos amados sin palabras
donde ardimos amando con diez versos
Hogueras
del vino
amigo tan veraz
como la muerte lenta de las horas
en espejos de casas solitarias
cerradas a la luz
al viento
a voces de cristal resquebrajado
como vidas humanas

Hogueras
del vino
brasas Empedrada
soledad
nocturna
donde fuimos felices como perros
que encontrasen diamantes
en la basura
tango alcohólico
bailado entre acordeones
con las sombras amadas que aquí fueron
mano a mano
bendita desmemoria no del todo
opaca
a esta luz musical que trajo
el vino Hogueras
como cabellos flotantes
al viento de la noche sin estrellas
a la brisa sexual de una mirada
o el bosque de cuchillos
de una caricia lenta


Agridulce licor de la poesía
Beso de fuego
de anónimas amantes en la tarde
sin fin de los castaños las acacias
los cipreses
las rosas
las fuentes que algún rostro reflejaron
desleído en la lluvia
de una ciudad secreta

Hogueras
del vino
chisporroteando
en el cristal de una copa
llamada por qué no
Literatura

espejo de fuego
donde consumirse hasta la ceniza
fértil
hasta hacerse música
brasa o brisa
definitiva
de la
memoria

No hay comentarios:

Publicar un comentario