miércoles, 9 de diciembre de 2009

EN LA JAULA






En el bar de Don Gregorio
vive un canario jilguero
en su pequeño chiquero
ajeno a todo jolgorio,
ajeno a ese jornalero
que va trasegando anís,
al Moulin Rouge de París
y a si cae un aguacero:
tiene agüita y comedero.

Se la suda el ABC,
la crisis y las corbatas,
perros, gatos, lobos, ratas,
lo sé de muy buena fe;
si Manolo se emborracha
o un banquero cucaracha
o alguien hace el paripé
de mesías cofradiero:
tiene agüita y comedero.

Se la sudan las cebollas
y el bacalao con tomate,
el pintor harto vinate
o la beata harta pollas,
los molletes de Antequera,
el blues de la carretera
o el de la Puerta del Sol;
no canta si bebe alcohol
porque es canario jilguero:
tiene agüita y comedero.

Lo malo de la movida
es que vivir en la jaula
-y eso si uno no es un maula-
es como la muerte en vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario