viernes, 11 de diciembre de 2009

TRISTEZA Y GLORIA DEL MAR



This is the sadness of the sea

-WILLIAM CARLOS WILLIAMS-





En la luz ancestral, en roca viva,
bajo el plomo feraz del horizonte
donde se alza una torre desolada
y anidan las gaviotas, donde el viento
impone sus arpegios de metralla filosa
y el mar escupe algún que otro esqueleto
entre algas de sombra,

en el amanecer de nieve y sangre
sobre el bosque dormido,
con un sol ofuscado por el acero blando
y errante de las nubes, en el amanecer
gorjeante de frondas y rocío,
en la niebla y los ecos del silencio,
en la ceniza lenta de la aurora,
en la plata versátil del insomnio,

en el fuego como un interrogante
se pasean mis manos por tu cuerpo,
territorio de luz reconcentrada, de deslizan
mis dedos por tus nalgas sonrientes,
tu entrepierna de helechos empapados,
por la curva feroz de tu cintura,
por tus pechos de vid inacabable,
mientras lentas se abren las rosas del océano.

¿No eres acaso hija de la niebla,
no estás hecha de lluvia en soledad
sobre los prados verdes que derrotan
en los negros guijarros de la playa
donde restos de botes destrozados
sumisos al embate de las olas
muestran su pedrería de moluscos y algas?

Ninfa rubia de los acantilados,
misterio de esmeraldas sonrientes,
dame tus pies menudos y tu boca,
déjame derramarme hasta el delirio
mientras crepita el fuego en el hogar
en tu vientre desnudo, bésame
mientras la fusta del placer me azota
con relámpagos mudos de lujuria,

concédeme la gracia de tus besos
mientras el viento aúlla en los brezales,
mientras los ruiseñores enmudecen,
mientras el mundo arde sin mesura,
hija de Irlanda lluviosa y agreste;
concédele la gracia de tus besos
a este hijo del sur enamorado
mientras allá en la playa solitaria,
crepitantes de sal y de tiniebla
se consumen las rosas del océano.


Galway, agosto de 2007

1 comentario:

  1. Bueno, he tardado un poquito porque no aparecía tu blog en el buscador. Pero el que las sigue, las consigue.

    Como no me has comentado nunca y no te había visto por ningún lado, me sorprendió que me dejaras en el perfil de mi blog de enlabasílica el mensaje.

    Pero aquí estoy. YO a ir leyendo despacito, si no te molesta.

    Esta primera poesía que leo me ha gustado muchísimo. El mar como escenario y como resposo de unas exquisitas metáforas y su paralelismo sensual y delicado con esa "ninfa rubia de los acantilados"...

    Felicidades por esta belleza.

    Llevo dos de dos. Dos aplausos rendidos de dos textos tuyos.

    Si me gustó tu prosaico Ramón pescador, me ha encantado tú lírica ninfa dorada en el crepitar del fuego en el horizonte de un ocaso.

    Un beso, y volveré.


    AMELIA. (ENLABASÍLICA O PSIQUE, mis dos nicks)

    ResponderEliminar