lunes, 4 de julio de 2011

DEJAD QUE LAS NUBES PONGAN TÍTULO A ESTO

He perdido un soneto que decía

que la luz de tus ojos me alumbraba,

que en el alma llevabas pedrería

preciosa, y que tu voz me cautivaba.



Que he perdido tus muslos en Dublín

mientras buscabas pollas por Sevilla,

que como zorra eras de postín,

que aquel violín sonaba a maravilla.



Será que cuando vuela la poesía

da jaque mate la mediocridad

en esta vil "parida" de ajedrez;



será que tras la musa hay una arpía,

que la lluvia me sabe a soledad

y haber creído en tí a soplapollez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario