domingo, 5 de junio de 2011

MORRIÑA

Corazones cautivos de la nieve
-como dicen canciones olvidadas-
callejones donde la dicha es breve
y el tiempo juega con cartas marcadas

ciudad de la tristeza vegetal
donde una sombra toca el organillo
y a veces el azúcar sabe a sal
y la esperanza monta un puestecillo

ciudad de mi memoria y mi excesos
lluvia secreta llanto de mis huesos
piano en la niebla de la madrugada

el crepúsculo incendia con sus fados
el whisky lento de los exiliados
que intentan regresar a tí, Granada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario