sábado, 12 de junio de 2010

THE DREAM IS OVER

Allá abajo fluye la cinta argentina, vibrátil, fresca, pura del río
entre rocas
a la sombra de los robles centenarios
mientras cae la tarde
mientras cae
la
tarde. Los ruiseñores
parecen entonar un canto póstumo.
Me costó tanto hallar un lugar en el mundo,
estos muros que alcé con mis propias manos
lejos de la locura,
tanto tiempo, tanta sangre en las cunetas
de las autopistas de peaje de la vida.
Me costó tanto encender la pura lumbre del hogar
sin convertirme en un pirómano,
criar a mi perro sin adiestrarlo para matar a policías y banqueros,
abogados e inspectores de hacienda,
médicos y ex amantes.
Me costó tanto convencer a mi mujer,
que ahora lee plácidamente un libro junto a la chimenea
de no tener hijos.
Me costó tanto escapar del desierto para siempre,
no mancharme las manos de sangre,
perder para siempre el pasaporte
y llenarme los bolsillos para el resto de mi vida
y verlas venir desde aquí, sentado
en una mecedora
mientras oigo a Bach por la radio.

Me costó tanto.

Ahora el viento trae voces de fantasmas,
y maldigo mientras veo que desde el horizonte,
inapelablemente y para siempre,
una nube de fuego compacto va tornando en cenizas toda vida.
Ha estallado la guerra.
La Humanidad imbécil se suicida.
Quedan horas para decidirse a coger la escopeta
y pegarse un tiro
antes de que nos alcance la radioactividad
y los pájaros callen para siempre.

Lo siento sobre todo por mi perro.

El resto me la suda.

2 comentarios:

  1. Genial "Sin flores ni María" que acabo de leerlo, o devorarlo. Un par de veces, te he recorrido. Y seguiré haciéndolo.
    Me has sonado a Sabina o, en su (D)efecto, a Benajamín Prado.

    Te sigo para volver rápido, sin perder tiempo, ni letras por el camino.

    Felicidades.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Salvese quién pueda. Te he leído, y en verdad he sonreído, que no te pille una guerra, que el corazón late muy deprisa y se sube a la garganta, y con tanta pregunta de instante y tanto miedo, ni se acuerda el buen hombre de darse un tiro, solo de correr y menguar en camino de la espera sedienta.

    Me fascina !!
    Un saludo

    ResponderEliminar