viernes, 17 de junio de 2011

MIENTRAS LA NOCHE SE PUEBLA DE ALAMBRADAS

A Roger Wolfe







Esos momentos en que te ves fumando colillas a las seis de la mañana

sin alcohol ni ansiolíticos ni amigos ni dinero ni puntas de pollas

durante cuatro días seguidos

esos momentos en que la locura es como el humo

que flota apaciblemente en la tiniebla

donde sólo hay un televisor encendido

dando las mismas putas noticias de siempre

y las cruces de los cementerios explotan en llamas

y los perros de la lluvia se cuelan

en tu casa



Esos momentos

en los que el futuro parece una autopista de peaje perfectamente

señalizada

y eres plenamente consciente del monto de todas tus apuestas

y de que tu mejor carta

tal vez esté marcada

por una bala



Esos momentos en que te sientes fraile

en un convento donde nadie cree en Dios

y cada palabra escrita es una gota de sudor y sangre

y te sientes seco

perdido

miserable

atrapado en una telaraña de ecos sobre el abismo

mientras la noche se puebla de alambradas

No hay comentarios:

Publicar un comentario